APPA Bicarburantes sostiene que la propuesta de la UE de limitar los bio convencionales no tiene base

Imagen de energelia

El presidente de APPA Biocarburantes, Óscar García, considera que las modificaciones en la legislación de biocarburantes propuestas recientemente por la Comisión Europea en materia de cambios indirectos del uso de la tierra (ILUC, en sus siglas inglesas) "carecen de una base científica adecuada".

La propia Comisión reconoce que estos cambios en el uso de la tierra suponen un "fenómeno imposible de observar o medir directamente" y que su estimación es "inherentemente incierta", afirmó García durante las jornadas 'Biocarburantes y modelo de transporte', organizadas por Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra y Transport and Environment.

Junto a esto, ha subrayado que el sector se ha dimensionado en la UE para cumplir el objetivo del 10% para 2020 fijado hace cuatro años en la directiva de energías renovables por lo que limitar los biocarburantes convencionales, como propone ahora la Comisión Europea, supone cambiar las reglas del juego a mitad del "partido", lo que resulta "inaceptable".

En relación con las nuevas generaciones de biocarburantes, García ha manifestado que "el sector comparte la necesidad de incentivarlos", para lo que ha propuesto establecer un objetivo obligatorio de consumo del 2% para 2020, en lugar del sistema de contabilidad múltiple que propone la Comisión Europea.

El presidente de APPA Biocarburantes ha señalado además que la alternativa al consumo de biocarburantes sería principalmente el petróleo de fuentes no convencionales, entre ellas arenas y pizarras bituminosas, lo que presenta mayores impactos medioambientales y emisiones de gases de efecto invernadero.

Respecto a la acusación de que el uso de biocarburantes provoca una menor disponibilidad de alimentos en el mundo y un encarecimiento de sus precios, García ha señalado que la incidencia de los biocarburantes ha sido mínima.

Según dijo, estos cultivos utilizan menos del 3% de las tierras agrícolas mundial y su producción es complementaria a la obtención de materias primas para la alimentación animal. El crecimiento de los países emergentes el principal factor de tensionamiento del mercado agroalimentario.

Óscar García también ha apuntado que la deforestación de los bosques tropicales disminuyó un 25% entre 2000 y 2010 con respecto a la década anterior, mientras que la producción de biocarburantes se incrementó de manera exponencial, por lo que su responsabilidad en esta problemática es escasa.

EP

shadow