'El medio ambiente en Europa: cuarta evaluación'

Imagen de energelia

La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) ha dado a conocer su último informe de una serie de evaluaciones del medio ambiente paneuropeo publicadas durante los últimos 15 años. El medio ambiente en Europa: cuarta evaluación ha sido presentado en Belgrado, Serbia, durante la sesión inaugural de la sexta conferencia ministerial en el marco del proceso "Medio ambiente para Europa” celebrada bajo los auspicios de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE-ONU).

 

El informe recomienda mejorar la aplicación de las políticas existentes y establecer unos objetivos claros y realistas. No obstante, añade que se precisa urgentemente un sistema compartido de información medioambiental a fin de compensar la actual escasez de información fidedigna, accesible y comparable sobre el medio ambiente en toda la región (el área analizadada incluye a Europa Oriental, el Cáucaso y Asia Central, Europa Sudoriental y Europa Occidental y Central), informó la AEMA.

 

“Tenemos que reforzar aún más nuestra voluntad de abordar la problemática medioambiental en toda la región paneuropea, lo cual exige un mejor conocimiento de los problemas a los que nos enfrentamos, su naturaleza y su distribución entre sociedades y generaciones. El análisis, la evaluación, la comunicación y la educación contribuirán a colmar estas 'carencias informativas' y a equipar mejor a aquéllos a quienes les compete actuar", ha declarado Jacqueline McGlade, directora ejecutiva de la AEMA.

 

La mayor parte de las presiones medioambientales en la región tienen su origen en actividades económicas como la agricultura, el turismo, el transporte y la energía, explica el informe. Las pautas actuales de consumo y producción imponen a su vez una demanda cada vez mayor de recursos naturales, incrementando los riesgos a los que se ve abocado nuestro medio ambiente.

 

Pese a ciertos resultados positivos en lo que se refiere a la contaminación atmosférica, se estima que los niveles actuales —principalmente de óxido de nitrógeno, partículas finas y ozono troposférico— acortan en casi un año el promedio de esperanza de vida en los países de Europa Occidental y Central y suponen una amenaza para un desarrollo infantil saludable.

 

“Los ministros han designado la Conferencia de Belgrado como aquélla en la que se haga balance de los logros obtenidos. Nuestro informe indica que se han conseguido algunos progresos. Hemos reducido ligeramente la contaminación atmosférica y hemos mejorado el tratamiento de las aguas residuales. Sin embargo, en una época de cambios, persisten grandes inquietudes, como las planteadas por el clima, la biodiversidad y los riesgos para la salud relacionados con el medio ambiente. Para dar respuesta a esta compleja problemática medioambiental, debemos dar continuidad a la cooperación y al apoyo económico y técnico específicos en toda la región paneuropea” ha declarado la profesora McGlade.

shadow