Los directivos de compras piden más medidas en el sector energético para reducir costes al consumidor

Imagen de arturo

La Asociación de Directivos de Compras (Aerce) apoya las primeras medidas en el sector energético para acabar con el déficit de tarifa del sector eléctrico y reclama más modificaciones regulatorias para reducir los costes del consumidor.

En concreto, Aerce propone en un comunicado un nuevo marco regulatorio que bonifique el uso adecuado de la electricidad y penalice la ociosidad de las instalaciones, lo que ayudaría a reducir el sobrecoste que pagan los consumidores porque el sistema tenga a disposición capacidades que rara vez se utilizan.

La asociación, que representa, entre otros, a los responsables de contratar los suministros en las empresas, entiende que las medidas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo "van en la buena dirección", si bien "es necesaria una revisión profunda del marco regulatorio para acabar con el sobrecoste que pagan los consumidores de energía".

En concreto, considera "correctos" los recortes a la actividad de distribución de las eléctricas, que distribuyen actualmente un volumen de energía similar a la que circulaba en 2006 y que, al mismo tiempo, cobraban más que en ese año.

La asociación aplaude, además, que la retribución de la actividad de transporte se vincule al inventario de instalaciones no amortizadas y, de esta forma, se excluyan del mismo las que ya lo están.

Junto a esto, celebra la revisión de los pagos por capacidad y la reducción en la cuantía máxima por interrumpibilidad a 505 millones, ya que la reducción del consumo agregado nacional junto con un exceso de generación hace que el uso de este servicio de gestión de demanda esté "difícilmente justificado".

Aerce también destaca la voluntad del Ejecutivo para hacer una revisión del modelo que reduzca las ineficiencias existentes, sin trasladar íntegramente los costes del sistema al consumidor.

Penalizar la ociosidad

La asociación espera cambios más profundos en los próximos meses y reitera su apuesta por un reparto de tarifas que bonifique el uso adecuado de la electricidad y penalice la ociosidad de las instalaciones.

"Con este sistema, pagaría más quien no utiliza la capacidad que tiene a su disposición, como las segundas residencias, y menos quien la utiliza habitualmente, como las industrias, hospitales, ferrocarriles o viviendas habituales", afirma.

Actualmente, señala, existe en el sistema una potencia eléctrica contratada y no utilizada que en ocasiones puede llegar a superar el 60%, lo que implica que los consumidores que consumen electricidad habitualmente soporten el sobrecoste del sistema con tarifas muy superiores a las que les corresponderían.

Aerce asegura que su propuesta permitiría a los consumidores de alta tensión ahorrar en la factura de la luz, ya que no habría que pagar por el sobrecoste de las capacidades a disposición en el sistema no utilizadas. Al mismo tiempo, esto ayudaría a combatir el déficit tarifario del sistema eléctrico español, señala.

EP

shadow