Los cogeneradores entran en pérdidas por los impuestos y la compra de CO2, según Acogen

Imagen de energelia

El sector de la cogeneración ha entrado por completo en rentabilidad negativa debido a los impuestos eléctricos y al nuevo mecanismo de compra de derechos de CO2 al Estado, según indica la Asociación Española de Cogeneración (Acogen) en su último boletín informativo.

En concreto, la asociación asegura que los impuestos eléctricos en vigor desde el 1 de enero, que en su caso suponen una doble carga al gravar la producción eléctrica y el uso del gas, han reducido del 7% a entre el 1,5% y el 0% la rentabilidad razonable.

A esta circunstancia se suma la necesidad de comprar a partir de este año los derechos de emisión de CO2, lo que supone un coste adicional y aboca al conjunto del parque de cogeneración a la rentabilidad negativa.

La asociación asegura que en 2015 el 75% de las plantas se encontrarán "en peligro de extinción" y que solo podrán sobrevivir las que sean "extraordinariamentre eficientes".

Además, el presidente de Acogen, José Manuel Collados, se pregunta si podrán sobrevivir las plantas con un recorte de ingresos, entre distintos conceptos, del 31%.

Este recorte del 31% procede por un lado del recorte del 14% en los ingresos por los nuevos impuestos y el CO2, valorado en conjunto en 450 millones, y por otro de una reducción del 17% como consecuencia de la moratoria a la renovación de plantas a los quince años.

En 2012, el 40% de la potencia instalada ya alcanzó esta edad, y en 2013 el porcentaje será del 55%. Dentro de dos años, en 2015, el 75% de las instalaciones habrá cubierto los quince años, con lo que "a todas estas plantas el cumpleaños les supone una reducción adicional de la retribución del 17%", asegura Acogen.

La asociación recuerda que la cogeneración "contribuye a la eficiencia energética, a la reducción de emisiones, a la garantía de potencia y a la generación distribuida, y aporta competitividad y empleo a las industrias".

EP

shadow