SMA suministra 4,200 módulos fotovoltaicos para una empresa minera en Sudáfrica

Imagen de energelia

SMA ha suministrado los inversores y el centro de control inteligente de lo que es la primera planta híbrida de energía solar y diésel en una empresa de estas características. La instalación, compuesta por 4 200 módulos fotovoltaicos y 63 inversores Sunny Tripower de SMA, complementa desde noviembre el suministro de energía diésel de una mina de cromo con hasta 1,8 gigavatios hora (GWh) al año de energía fotovoltaica. Gracias a la instalación fotovoltaica, la empresa explotadora de la mina ha reducido notablemente sus gastos de combustible así como las emisiones de CO2.

“Desde el punto de vista económico, a los grandes consumidores industriales situados en regiones alejadas de la red pública pero con muchas horas de sol les conviene especialmente complementar los generadores diésel tradicionales con energía fotovoltaica”, declara Roland Grebe, director de tecnología de SMA. “Gracias a la elevada irradiación solar, los generadores fotovoltaicos se amortizan especialmente rápido. Por esta razón nuestras soluciones están diseñadas para controlar de modo inteligente el suministro de energía y, de esta manera, reducir a un mínimo los gastos de combustible y las emisiones de CO2. La instalación de Thabazimbi, en Sudáfrica, es nuestro proyecto insignia en el sector industrial. En todo el mundo calculamos un potencial para los sistemas híbridos de energía fotovoltaica y diésel de varios gigavatios”.

sma inverters energelia

Inteligencia solar para reducir el consumo de combustible

El sistema fotovoltaico de Thabazimbi, de un megavatio de potencia y concluido en noviembre, es fruto de la colaboración de SMA y el integrador de sistemas Solea AG de Plattlingen. 4 200 módulos fotovoltaicos y 63 inversores de SMA de tipo Sunny Tripower 17000TL complementan el suministro de energía diésel existente. Unos 1,8 GWh de energía fotovoltaica al año permitirán a la empresa explotadora de la mina Cronimet Chrome Mining SA (Pty) Ltd. ahorrar hasta 450 000 litros de combustible al año. La solución híbrida de SMA, además de ser escalable, ofrece una interfaz inteligente entre los generadores fotovoltaicos y diésel, y conjuntamente con los inversores de SMA controla la inyección a red de la energía fotovoltaica en función de los perfiles de carga y generación según las necesidades. Si el sol produce suficiente energía durante el día, tanto el consumo de combustibles fósiles como las emisiones de CO2 se reducen a un mínimo.

Para alcanzar una eficacia máxima se requiere una relación óptima entre la potencia fotovoltaica instalada y la potencia de los grupos diésel, el denominado grado de penetración. “En sistemas sin un control inteligente el grado de penetración de la energía fotovoltaica se sitúa en solo el 20%; por encima, la red se vuelve inestable”, explica Jon Ivar Ekker, vicepresidente ejecutivo de SMA Off-Grid Solutions Industrial. “El SMA Fuel Save Controller permite alcanzar un grado de penetración de la energía fotovoltaica de hasta un 60% con una estabilidad garantizada de la red. En caso necesario, este valor se puede aumentar con el uso adicional de bancos de baterías que almacenen la energía fotovoltaica sobrante y la suministren según las necesidades”.

Sudáfrica renueva el suministro de energía

El sistema híbrido de energía fotovoltaica y diésel de Thabazimbi no solamente supone un importante hito para SMA en el ámbito del suministro híbrido de energía fotovoltaica y diésel en lugares alejados de la red. Estas soluciones también son importantes para Sudáfrica, que se ha fijado unos ambiciosos objetivos en cuanto al suministro de energía: hasta el año 2030 las fuentes de energía renovable, como sol, viento, agua y biomasa, deberán alcanzar el 21% de participación en el suministro de energía. Con ello se pretende estabilizar el suministro de energía y, a la vez, contribuir a la protección del medio ambiente. 

SMA/energelia

 

shadow