Los fotovoltaicos de Anpier piden retribuir cada energía en función del coste real y con cupos

Imagen de energelia

La Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energías Renovables (Anpier) ha realizado una propuesta de diseño del mercado mayorista de la electricidad en el que los consumidores pagarán solo el "coste real" de cada megavatio mientras se fijan cupos a la contribución de las tecnologías del régimen ordinario, entre las que figuran la nuclear, el gas, el carbón o la gran hidráulica.

De esta forma, señala la asociación en un comunicado, se reducirían los "cuantiosos 'beneficios sobrevenidos' que tanto tienen que ver con el déficit eléctrico" y se avanzaría hacia un 'mix' "rentable y responsable" en el que progresivamente se fueran sustituyendo megavatios "sucios por limpios".

El mecanismo propuesto contempla el establecimiento de cupos o máximos de energía a casar en el mercado para cada tecnología en régimen ordinario, que se revisarían periódicamente y que "deberían tender a la sustitución progresiva de megavatios 'sucios', generados por energías de origen fósil o nuclear, por megavatios 'limpios', procedente de la generación de mediante tecnologías renovables".

Anpier asegura que de este nuevo mecanismo "surgiría un precio final único a pagar por los consumidores" en el que "cada tecnología percibiría su correspondiente y justa retribución", al tiempo que se facilita un "marco regulado o de libre competencia, según cada caso".

El actual mecanismo de fijación de precios retribuye todos los megavatios consumidos al mismo precio, pero toma como referencia la tecnología de producción más costosa, según recuerda la asociación.

De esta manera, en 2012 los españoles pagaron 57,56 euros por el megavatio hora (MWh), cuando la producción de un MWh de origen nuclear cuesta 44,37 euros, esto es, 13,19 euros menos, y uno de energía hidroeléctrica tiene un coste de 39 euros, 18,56 euros menos.

"Teniendo en cuenta que un gran porcentaje de la energía consumida en nuestro país es de tecnología nuclear o hidroeléctrica, resulta evidente que se está generando una enorme deuda virtual, en línea con lo señalado por la Unión Europea", indica Anpier.

En concreto, la asociación alude al dictamen del Consejo Europeo sobre el programa de estabilidad de España para 2012-2015, en el que se asegura que "una competencia insuficiente en el sector energético ha contribuido, al menos en parte, a la constitución del déficit tarifario al favorecer una compensación excesiva de algunas infraestructuras, tales como centrales nucleares y grandes centrales hidroeléctricas, ya amortizadas."

"Grandes ahorros"

Anpier consideda que con su modelo de retribución por costes reales aparecerían "grandes ahorros tanto en energía nuclear como en hidráulica, así como ajustes en  las térmicas tradicionales, lo que liberaría liquidez para remunerar las producciones renovables y alcanzar un ahorro sensible en las primas, y todo ello sin provocar aumento en el precio final".

El presidente de Anpier, Miguel Ángel Martínez-Aroca, consideró que el sistema propuesto "está orientado al interés general en su doble plano: el de la rentabilidad, fomentando una economía competitiva, que genere riqueza y empleo, y el de la responsabilidad: procurando un consumo energético seguro para la sociedad y el medioambiente".

Además, su puesta en práctica "alinearía" a España "con los objetivos de la Unión Europea, que aspira a que en el año 2020 el 20% de la energía consumida sea de origen renovable".

Europa Press

shadow