Los españoles suspenden en el uso y mantenimiento de instalaciones eléctricas, según Fundación Mapfre

Imagen de energelia

El estudio de Fundación Mapfre 'Los mecanismos eléctricos en las viviendas. Incidencias en la seguridad de las personas y los bienes' presentado este miércoles revela que las instalaciones eléctricas interiores de las viviendas son claramente mejorables en cuanto a su ubicación y cantidad por estancia ya que en España, aproximadamente una de cada 10 viviendas presenta una instalación de más de 35 años, lo que pone de manifiesto que estas instalaciones no se adecúan a las necesidades actuales.

El objetivo de este informe, realizado en colaboración con la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, es conocer el estado y la utilidad las instalaciones eléctricas de las viviendas y concienciar a los usuarios acerca de la utilización correcta, mantenimiento y rehabilitación de las mismas, según informa la compañía.

Así, afirma que modificar una toma de corriente, manipular un enchufe  y arreglar un interruptor sin el control técnico y los conocimientos adecuados o abusar de ladrones y alargaderas eléctricas puede ocasionar riesgos en el hogar, e incluso, provocar un incendio mayor si se realiza en una vivienda con más de 24 años, el 30 por ciento de todas las que hay en España.

En este sentido, destaca que la mayoría de incidencias se producen en el salón (74 por ciento), y los dormitorios (62 por ciento), donde se utilizan de manera generalizada ladrones, alargaderas y enchufes múltiples.

Por su parte, las instalaciones de telecomunicaciones de las viviendas originan incidencias, aunque de menor importancia, ya que las nuevas tecnologías -telefonía inalámbrica y de Wi-Fi para Internet y domótica-, facilitan la implantación de equipos y receptores en cualquier estancia de la vivienda sin necesidad de hacer cambios en las instalaciones.

Para evitar este tipo de riesgos en el hogar Fundación Mapfre recomienda colocar las tomas de corriente en las esquinas de las paredes de dormitorios y salones, a ser posible a 25 o 30 centímetros de las mismas, procurar que sean dobles o triples y que en las cocinas se sitúen sobre las encimeras con el fin de conectar pequeños electrodomésticos.

También aconseja que las tomas no queden detrás de los muebles; que se eviten las conexiones en enchufes múltiples, utilizando un enchufe para cada clavija o regleta de conexión homologada; no conectar ladrones ni regletas a otras regletas, ni aparatos eléctricos de alto consumo, como aspiradores y calefactores, a regletas y ladrones; y consultar a un instalador autorizado para realizar un arreglo, modificación o alteración de una instalación eléctrica.

EP

Foto.- Oshkar

shadow