El 78 por ciento de los españoles no confía en la información pública ofrecida sobre Medio Ambiente

Imagen de energelia

El 78 por ciento de los españoles no confía en la información ofrecida sobre Medio Ambiente por parte de las administraciones públicas, según datos de una encuesta realizada por la Organización de consumidores y usuarios (OCU) con el objetivo de conocer la percepción que tienen los ciudadanos de los riesgos medioambientales.

El estudio, que se publica en la revista OCU-Salud del mes de abril, insiste en que sólo un 5 por ciento de la población confía plenamente en esta información, un dato que resulta "preocupante", según apunta la organización.

Al ser preguntados sobre los factores que a su juicio son más peligrosos, los encuestados destacan la contaminación de las fuentes de agua potable, la de los cauces por actividad industrial y la provocada por residuos nucleares.

"Los pesticidas en el aire, la minería de uranio y la polución atmosférica industrial fueron otros de los focos identificados como más dañinos para el ser humano", concreta OCU, que recuerda que, según la Organización Mundial de la Salud, "una de cada cuatro enfermedades está relacionada con factores medioambientales".

Por su parte, a la pregunta de cuáles son las fuentes de contaminación a las que se considera estar más expuesto, los encuestados señalaron la contaminación ocasionada por el tráfico, el humo del tabaco como fumadores pasivos y la contaminación de ríos y lagos.

En este sentido, un 44 por ciento de los españoles declara estar claramente "insatisfecho" con los niveles de ruido y contaminación del lugar donde vive y trabaja y casi la mitad de los encuestados considera que en los últimos 5 años la contaminación en la región en la que vive ha ido a más. Además, el 13 por ciento se ha planteado seriamente mudarse de ciudad debido a la contaminación.

La OCU considera que "no es de recibo" que un 85 por ciento de los encuestados afirme que no ha recibido ningún tipo de comunicación oficial acerca de las medidas implantadas para controlar la contaminación en su entorno y, por ello, la organización denuncia que "la escasa información actual es poco accesible y difícilmente comprensible para el ciudadano medio".

"No existe un punto único al que personas interesadas, organizaciones o medios de comunicación puedan dirigirse para acceder, de forma unificada, a todos los datos y mediciones disponibles", ha concluido.

EP

shadow