Gamesa refuerza su presencia en Brasil con la firma de dos nuevos contratos para el suministro de 98 MW

Imagen de energelia

Gamesa afianza su consolidación en Brasil, donde ya es uno de los principales fabricantes del mercado, tras firmar dos nuevos contratos para el suministro de 68 MW a CER (Companhia de Energias Renováveis) y de 30 MW a Ventos dos Guarás I Energias Renováveis.

El acuerdo alcanzado con CER contempla el suministro, transporte, instalación y puesta en marcha de 34 aerogeneradores G97-2.0 MW en los parques de Assuruá II, Assuruá V y Assuruá VII del complejo eólico de Xique-Xique. El suministro de las turbinas -que se fabricarán en la planta que Gamesa tiene en Camaçari (Brasil)- está previsto a lo largo del segundo trimestre de 2015.

El contrato firmado con Ventos dos Guarás I Energias Renováveis, una compañía de Atlantic Energias Renováveis y Casa dos Ventos, incluye asimismo el suministro, transporte, instalación y puesta en marcha de otros 15 aerogeneradores de ese mismo modelo en el parque eólico Ventos dos Guarás I del complejo eólico Morrinhos. La entrega de las turbinas se realizará en el tercer trimestre del próximo año.

Está previsto que la construcción de estos dos proyectos, ubicados en el estado de Bahía, al nordeste del país, finalice en diciembre de 2015. Gamesa se encargará también de realizar los servicios de operación y mantenimiento de los parques durante los próximos 15 años.

Brasil, un mercado prioritario para Gamesa

Con el suministro de estos 98 MW, Gamesa ya acumula pedidos en firme por más de 1.394 MW para proyectos que se desarrollan en las principales zonas con recurso eólico de Brasil. A diciembre de 2013, Gamesa había instalado 452 MW en el país.

Brasil es uno de los mercados prioritarios de Gamesa a corto y medio plazo. La compañía también está presente en otros países de Latinoamérica, donde ha instalado más de 1.90 MW, en países como México, Honduras, Argentina y Costa Rica. En 2013, esta región representó el 49% del total de las ventas.

Gamesa

Foto.- Gamesa

shadow