Nuestro trabajo principal es ayudar a que se cumplan los objetivos del Plan de Energías Renovables

Imagen de arturo


asit_pascual_polo.jpg

Charlamos con Pascual Polo secretario general de la Asociación Solar De la Industria Térmica.

Nuestro objetivo principal es ayudar a que se cumplan, o superen, los objetivos previstos en el Plan de Energías Renovables (PER) para la Tecnología Solar Térmica de Baja Temperatura

Por Eloísa López

 


¿A quién representa ASIT y cuáles son sus objetivos? Desde su fundación, en abril de 2004, ¿Ha visto reforzada la necesidad de su existencia?

ASIT  es una iniciativa encaminada a lograr la creación de un foro de encuentro, de debate de ideas y de propuestas comunes encaminadas a la reivindicación de las legítimas aspiraciones de mejora de la situación actual del Sector de la Energía Solar Térmica en el conjunto del Estado Español.

 

Nuestro objetivo principal es ayudar a que se cumplan, o superen, los objetivos previstos en el Plan de Energías Renovables (PER) para la Tecnología Solar Térmica de Baja Temperatura.

Actualmente nuestra representación sectorial es del 95% en cuanto a suministro de captadores, lo cual muestra la confianza y el apoyo de las empresas reunidas en la Asociación.

 

¿Cuál es la diferencia entre la energía solar térmica de baja temperatura y la de media y alta temperatura?

Tradicionalmente se clasifican los modos de aprovechamiento térmico de la energía solar en función del nivel de temperatura que se pretende alcanzar. Si se trata de aplicaciones en las que las temperaturas no superan los 100 ºC, nivel en el que se produce la ebullición del agua a la presión atmosférica normal, se dice que es una aplicación de baja temperatura. Cuando se quiere llegar a temperaturas superiores, por ejemplo hasta los 160 ºC, se designa con el término de media temperatura y, finalmente, cuando las temperaturas alcanzadas superan este nivel se dice que son aplicaciones de alta temperatura.

Evidentemente el nivel térmico condiciona la utilidad de la energía captada y la tecnología a utilizar. Por ejemplo, dentro de las aplicaciones de baja temperatura, se encuentran la preparación de agua caliente sanitaria, la calefacción, el secado o el calentamiento del agua de piscinas. La media temperatura puede abordar procesos como la desalación de agua, la detoxificación, o la producción de frío. En el campo de la alta temperatura, una de las aplicaciones más atractivas es la producción de electricidad. Debe entenderse que esta división no es estricta y se tiende, en la evolución tecnológica, a abordar las demandas con el menor nivel térmico.

 

¿Necesita para su desarrollo más apoyo institucional en el ámbito estatal y/o autonómico? ¿Qué regulación estaría pendiente?

Durante el primer semestre del año se presentará el anteproyecto de Ley de Eficiencia y Energías Renovables. Las energías renovables han adquirido una importancia creciente para la consecución de los objetivos de la política energética: la garantía de suministro, la competitividad y el respeto al medio ambiente. El carácter prioritario y estratégico de las energías renovables y el cumplimiento de objetivos nacionales a medio y largo plazo exigen una nueva normativa que complete, integre y mejore el marco legal actual, y que otorgue estabilidad al fomento al desarrollo de las energías renovables. Además, la Ley prevé transponer a la legislación española la normativa comunitaria en materia de energía y cambio climático, que incluye una nueva Directiva de Energías Renovables.

 

¿Se están cumplimiento íntegramente el Código Técnico de la Edificación (CTE) y el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE)? ¿Existen medidas de control y un seguimiento estadístico que detalle como se están aplicando?

En ASIT  nos queda un “sabor agridulce” a la hora de valorar los resultados obtenidos tras la dedicación de máximos esfuerzos al objetivo estratégico de lograr un marco institucional estable que propicie un desarrollo sostenido y sostenible del mercado y, consecuentemente, un sector industrial español potente.

Dulce porque es cierto que se ha conseguido un enorme avance en lo que se refiere al objetivo perseguido de marco institucional estable (CTE, RITE, Ley de Eficiencia Energética, etc.) que, aunque poco representativo en valor absoluto, sí ha propiciado un fuerte desarrollo del mercado con crecimientos superiores al 50% y de forma sostenida en los dos últimos años.

Agria porque la total ausencia de control, por parte de la Administración, hacia el cumplimiento del CTE nos impide valorar el potencial real que podemos esperar de esta medida en el futuro, y porque el RITE no establece una metodología de dimensionado de instalaciones que garantice al usuario final los ahorros económicos de su factura energética establecidos en la Norma.

 

¿Está repercutiendo la actual crisis en el sector solar térmico? ¿Se está destruyendo empleo? ¿Qué perspectivas tiene en su opinión el sector para el año 2010?


La desaceleración que estamos viviendo en el sector de la construcción de vivienda nueva ha minimizado el gran impacto esperado por todos, Administración y Sector, de aportación de nuevo parque de instalaciones. Aunque sí que puede apreciarse un crecimiento del sector en torno al 20-30% en 2008, muy lejos de las mejores expectativas, truncadas por la recesión a la que está sometido el sector de la construcción. 



Del 12 al 22 de mayo de 2009, se celebrará la segunda edición del Día Solar Europeo, cuya organización en España lleva a cabo de nuevo ASIT . ¿Cuál es el principal objetivo de estos 'once días solares'?

Con estas Jornadas se pretende incrementar la conciencia pública sobre la importancia del uso de la energía solar. Se trata de una oportunidad única para promocionarla y darla a conocer al gran público.

 

El Día Solar es una iniciativa del programa Intelligent Europe, de la Comisión Europea, ¿Cuántos países participan en ella? ¿Tiene España un papel preponderante dentro de la organización del Día Solar?

El número de participantes se incrementa cada año; así mientras que en la primera edición participaron 9 países, este año lo harán 13. El objetivo que se persigue es que participe toda la Unión Europea y demostrar así la implantación de la energía solar. En cuanto al papel de España, es fundamental que aumente el número de actividades; nuestro objetivo es ser uno de los países que cuenten con una participación más importante y consolidar así una posición de liderazgo en este sector. De este modo, se podría demostrar el interés de España en la energía solar.

 


¿La participación de la primera edición del Día Solar Europeo fue satisfactoria, se espera superarla este año?


Esperamos duplicarla, ya que la energía solar se ha convertido en un sector estratégico e imprescindible para alcanzar el pleno desarrollo sostenible. Las principales potencias mundiales tienen claro que invertir en energía solar es fundamental para mantener su posición de liderazgo. En este sentido, España es un país privilegiado por su liderazgo empresarial en energías renovables y gracias al elevado número de horas de sol que tiene durante todo el año, no puede perder esta oportunidad.

 

 

 

 

shadow