Sindicatos y AEE reclaman al Gobierno que adelante los cupos de potencia eólica

Imagen de arturo

aee.jpgLa creación del Registro de Pre-Asignación (RDL 6/2009, de 6 de mayo) ha supuesto la paralización de la industria eólica, lo que a su vez ha generado una fuerte pérdida de empleo en un sector que había resistido sólidamente la crisis financiera internacional.

 

Situación que ha llevado a la Federación de Industrias Afines de UGT, la Federación de Industria de CCOO y la Asociación Empresarial Eólica a firmar esta mañana un "Manifiesto por el empleo en la eólica"  en el que reclamaban al Gobierno dos medidas: adelantar los cupos de potencia eólica a instalar para que el cupo de 2011 pase a formar parte del de 2010, y que el de 2012 se desplace a 2011 para aumentar la carga de trabajo de la industria eólica. Por otra parte, sindicatos y empresarios piden la elaboración, negociación y aprobación, con el apoyo de estas tres entidades, y durante el primer semestre del presente ejercicio, del nuevo marco retributivo.

El acto ha contado con la presencia de representantes de las tres entidades y en el mismo han intervenido sus máximos responsables. José Donoso, presidente de AEE, ha apuntado que una situación como la que vive el sector actualmente era "impensable" hace un año y ha recordado que la eólica siempre ha sido una industria modélica, especialmente en los últimos años (sólo en 2008 aportó 3.803 millones al PIB -0,39%-, exportó 2.900 millones de euros y sumó 4.000 empleos hasta 41.000 puestos de trabajo). Por ello, defiende Donoso, debía haber sido una industria "mimada por el Gobierno".  Y es que, tal y como se recoge en el manifiesto, la eólica había seguido de forma estricta lo marcado por el Plan de Energías Renovables 2005-2010, por lo que la modificación de las reglas estipuladas por el anterior RD 661/2007 era aún más innecesaria.

A todo ello hay que añadir que, desde la creación del Registro de Pre-Asignación hasta la publicación de las empresas que finalmente se habían inscrito en el mismo, pasaron ocho meses, lo que se tradujo en una fuerte reducción de la carga de trabajo para las empresas fabricantes. Según AEE, "ya se han perdido 6.000 empleos directos y otros 10.000 indirectos" y la situación parece que continuará empeorando en los próximos meses: el fenómeno de la deslocalización es una seria amenaza, ya que muchos fabricantes pueden optar por trasladar sus instalaciones industriales a otros países ante la falta de mercado interno.

Por su parte, Vicenç Rocosa, secretario de Acción Sindical de CCOO, ha señalado la importancia del sector eólico en concreto, y las renovables en general, como sustitutas de las fuentes tradicionales (carbón y petróleo). Sin embargo, ha dejado claro que su preocupación como miembro de un sindicato es la protección y defensa del empleo, por lo que su apoyo a esta tecnología radica en que "creemos que existe un futuro para el sector". En la misma línea se ha mostrado Felipe López, secretario general de la Federación de Industria de CCOO, partidario de colaborar con el sector, pero especialmente preocupado por la cantidad y calidad del empleo.

Manuel García Sánchez, secretario del Sector Energético de FIA-UGT, ha querido recordar que España ocupa el cuarto puesto por potencia instalada a nivel mundial (por detrás de EEUU, Alemania y China). Esta cifra no sólo se traduce en beneficios para el medio ambiente, con el descenso de consumo de combustibles fósiles, sino que también favorece el descenso de la dependencia energética española, y la posición de liderazgo en el ámbito tecnológico de un sector que cada año va siendo más importante en todo el planeta. El Secretario General de FIA-UGT, Antonio Deusa, señala que "la firma del manifiesto no es solo simbólica sino que es el espíritu que nos lleva a trabajar conjuntamente".

El acto ha finalizado con la firma del manifiesto que adjuntamos por parte de José Donoso, Felipe López y Antonio Deusa.

shadow