Siliken pone en marcha una fábrica de módulos fotovoltaicos en Canarias

Imagen de energelia

Según la empresa valenciana de energías renovables, esta planta de producción de módulos fotovoltaicos, ubicada en el polígono industrial de San Isidro, en el municipio de El Rosario (Tenerife), es "la primera de estas características en Canarias".

 

{xtypo_dropcap}S{/xtypo_dropcap}egún los estudios de mercado realizados por Siliken, las Islas Canarias albergan un mercado con excelentes expectativas, debido, entre otros, a que el archipiélago se encuentra en una zona 5 de radiación (sobre una clasificación del 1 al 5 en el mapa de irradiación confeccionado por el IDAE) y goza a su vez de una latitud más favorable que la Península, lo que permite un mayor aprovechamiento de las superficies en las instalaciones fotovoltaicas. Asimismo, debido a los vientos característicos de esta zona, explica Siliken, los módulos no alcanzan temperaturas elevadas, lo que se traduce en una mayor eficiencia de las instalaciones.

 

Pese a tratarse todavía de un "mercado incipiente", califica Siliken, su enorme potencialidad les ha animado a abrir nuevas líneas de producción en el archipiélago, "donde esperan aumentar su volumen de negocio". La nueva planta de fabricación de módulos fotovoltaicos de Siliken está ubicada en una nave de más de 1.000 metros cuadrados, en el polígono industrial de San Isidro, municipio de El Rosario (Tenerife), e inicia su actividad, en principio, con una línea de producción, aunque las previsiones son de crecimiento. Para arrancar la fabricación, esta primera línea requiere inicialmente de una plantilla de unas 15 personas.

 

Otro factor favorable al desarrollo de la energía solar en Canarias es el Plan Energético de Canarias (PECAN), que fija un objetivo de instalación de 160MW de energía solar fotovoltaica para 2015 y prevé subvenciones para instalaciones de hasta 10kW, tanto las conectadas a red como las aisladas. Además, Siliken resalta, como valor añadido, que las empresas canarias pueden beneficiarse de importantes ventajas fiscales, al estar incluidas este tipo de instalaciones en la Reserva de Inversión Canaria (RIC), y que los módulos que va a fabricar en Canarias "estarán libres de aranceles para los clientes del archipiélago, ya que los productos que vienen de fuera se graban con el impuesto correspondiente, lo que hace de esto otra gran ventaja para los clientes de las islas".

 

 

shadow