El mercado alemán reinserta al 90% de la plantilla de Isofotón

Imagen de arturo

La incorporación de más de un centenar de trabajadores ayer a la empresa malagueña de energía solar Isofotón por la entrada de nuevos pedidos ha provocado que entre el 80% y el 90% de los 650 empleados de la planta situada en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) vayan a estar reincorporados ene sus puestos de trabajo para finales de este mes de septiembre.

Todo ello, a pesar de que la firma está inmersa en su segundo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) consecutivo, por el que se permite enviar al paro durante un máximo de 120 días a cada trabajador con abril de 2010 como fecha tope.


El encargo clave para esta vuelta de trabajadores ha sido la demanda por parte de clientes del mercado alemán para la instalación de tres megavatios de potencia, que se servirán de forma gradual en los próximos meses en combinación con otros pedidos menores, según explicaron fuentes sindicales. Para hacerse una idea, una carga de trabajo de cuatro megavatios sirve para tener a la plantilla de Isofotón a pleno rendimiento.


La bajísima demanda del mercado internacional de energía solar, una constante en los últimos doce meses, ha sido uno de los argumentos de Isofotón para la presentación de sus dos expedientes, aunque en las últimas reuniones con los sindicatos a finales del pasado mes de agosto, la empresa ya informó a los sindicatos CCOO y UGT de que el panorama parecía mejorar y que ya había pedidos que aseguran más o menos la actividad hasta final de año.
El secretario general del Sindicato de Industrias, Textil-Piel, Química y Afines de CCOO de Málaga, Daniel Martín, explicó ayer que las previsiones iniciales eran que hoy se incorporaran 240 trabajadores de los departamentos de módulos y enmarcados, aunque el citado pedido alemán motivó que el miércoles de la pasada semana 150 trabajadores adelantaran su regreso. A eso hay que añadir otros 250 trabajadores de la parte de células -que trabajan en turnos rotatorios de dos tercios de plantilla- y diverso personal administrativo.


Martín admitió que esta medida supone "cierta tranquilidad", aunque se ha mostrado cauteloso y ha indicado que no hay que "lanzar las campanas al vuelo" hasta que el mercado de las energías renovables no termine de regularizarse. "Dependiendo de los pedidos programados para octubre se incorporará más o menos personal", dijo.

Esperanza. Desde el pasado 1 de agosto, la empresa, ubicada en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), está inmersa en su segundo ERTE en lo que va de año, que afecta a 690 trabajadores de los 698 que conforman la plantilla. La gran mayoría, unos 650, son de la fábrica de Málaga, y el resto, de Madrid.
Está previsto que este expediente se prolongue hasta abril, por lo que los afectados trabajarán una semana al mes y pasarán las otras tres en el paro, en caso de que la empresa no requiera su incorporación por el aumento de trabajo en la factoría. La esperanza de los sindicatos, sin embargo, es que la entrada de pedidos pueda hacer innecesario aplicar los 120 días de paro por trabajador.


Para la semana que viene -probablemente el martes 22- está prevista una nueva reunión, esta vez en Málaga, entre la Junta, la dirección de Isofotón, el Grupo Bergé (propietario de la empresa) y los sindicatos con el objetivo de estudiar los pedidos que tiene la empresa y analizar el futuro. Una vez que la Junta anunció un aval por 10 millones de euros y que Bergé asumió los 240 millones de deuda de Isofotón, dejando a la empresa libre de carga, sigue siendo prioritario encontrar a un socio externo o posible comprador.

 

Fuente La opinión de Málaga

shadow