El Gobierno va a impulsar las empresas de servicios energéticos dentro del diálogo social

Imagen de energelia

Foto: Sarej.El ministro de Industria, Miguel Sebastián, compara el desarrollo de estas empresas con lo ocurrido con la prensa gratuita: creación de empleo, gratuidad para los ciudadanos y nulo impacto presupuestario. El Ejecutivo facilitará su financiación y garantizará su seguridad jurídica.

 

{xtypo_dropcap}E{/xtypo_dropcap}l ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, afirmó ayer durante su participación en el I Congreso Mundial sobre Prensa Gratuita que el Gobierno, dentro del diálogo social, estimulará el desarrollo de las empresas de servicios energéticos, garantizando su seguridad jurídica, facilitando su financiación y promoviendo su contratación por parte de la Administración General del Estado. Para Sebastián, estas empresas serán una fuente de creación de empleo en cuanto comiencen a desarrollarse y lo serán, precisamente, en el sector más afectado por la actual situación, el de la construcción.

 

Cómo funciona una empresa de servicios energéticos 

Su actividad consiste en diseñar, financiar y llevar a cabo medidas de ahorro energético para las instalaciones de sus clientes (hogares, empresas e instituciones públicas). Entre estas medidas están: la sustitución de las calderas de gasóleo, la incorporación de sistemas de encendido/apagado de luces por control de presencia en despachos o habitaciones, la sustitución de las bombillas incandescentes por bombillas de bajo consumo y un mejor aislamiento de los edificios frente al calor y al frío, con el consiguiente ahorro de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano.

 

Sebastián explicó ayer que, como compensación a su trabajo, la empresa de servicios energéticos recibe parte del ahorro en energía que sus medidas han conllevado. Y destacó que el cliente no soporta ningún coste, al contrario, se beneficia de una menor factura energética, y que tampoco hay coste para la Hacienda pública, sino que tendrá más ingresos vía cotizaciones sociales o impuesto de sociedades, derivados de la actividad económica generada por estas empresas. A la pregunta de quién paga todo esto si no tiene coste para el cliente, la respuesta, según el ministro, está en que cada vez que encendemos la luz o la calefacción enviamos parte de nuestra renta a los países suministradores de petróleo y gas natural. Así, son estos países, destacó Sebastián, los que "pagarán" los ahorros de los clientes y los beneficios de las empresas de servicios energéticos.

shadow