El Ejército de EE.UU. elige a Acciona para su mayor proyecto en renovables

Imagen de arturo

acciona1.jpgEl Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Tierra de los Estados Unidos ha seleccionado a un consorcio integrado por Acciona, a través de su filial Acciona Solar Power, y Clark Energy, para desarrollar un macroproyecto solar de 500 MW y 2.000 millones de dólares de inversión en una primera fase  en una de sus instalaciones más emblemáticas:

el complejo militar de Fort Irwin, en el desierto de Mojave (California), donde se encuentra el mayor campo de entrenamiento de tropas del país, así como el centro de comunicaciones espaciales Goldstone de la NASA. El Departamento del Ejército y las empresas implicadas suscribieron ayer un acuerdo de intenciones que representa el lanzamiento del proyecto, en el curso de un acto celebrado en el citado recinto militar.

La selección responde a un proceso de concurrencia abierto en marzo pasado por el Consejo de Energía del Ejército (Army Senior Energy Council), organismo creado en octubre de 2008 para impulsar una estrategia energética sostenible orientada a la búsqueda de fuentes alternativas y al ahorro y la seguridad de suministro en las instalaciones, dotaciones, vehículos y otros activos del Ejército estadounidense.

Por mandato federal, el Ejército estadounidense debe reducir en un 30% su consumo energético para 2015 (sobre la base de 2003) y el 25% de su demanda deber ser cubierta por fuentes renovables para 2025.

El proyecto Fort Irwin se enmarca asimismo en el programa "Enhanced Use Leasing" (EUL), que permite arrendar terrenos militares a empresas privadas para ponerlas en valor y promover su aprovechamiento económico.
El mayor proyecto solar del Departamento de Defensa

La propuesta conjunta de Acciona, a través de su filial Acciona Solar Power y Clark Energy contempla el desarrollo de unos 500 MW solares -ampliables hasta 1.000 MW en una fase posterior-, en tecnologías termosolar y fotovoltaica, por lo que representa el mayor proyecto solar previsto hasta la fecha por el Departamento de Defensa estadounidense. Supera así claramente los 14 MW fotovoltaicos instalados en 2007 en la base aérea de Nellis, también en Nevada, y los 2 MW de Fort Carson, en Colorado (la mayor del Ejército de Tierra hasta la fecha).

Las instalaciones se implantarán en cinco emplazamientos previamente identificados por los técnicos militares, que suman una superficie total de 5.600 hectáreas.

El proyecto se halla en una fase inicial, que continuará ahora con los estudios necesarios para la concreción de la solución tecnológica más adecuada y eficiente. Su desarrollo se plantea con un amplio horizonte temporal, si bien se ejecutará por fases, de forma que para 2013 se prevé producir los primeros kilovatios en una planta fotovoltaica de 20 MW. El resto de las instalaciones combinarán la tecnología termosolar y fotovoltaica y se finalizarían para 2022.

Posteriormente podría ampliarse el proyecto hasta 1.000 MW en función de la existencia de demanda y capacidad de transmisión suficientes.

La ejecución del proyecto de 500 MW se traducirá en un impulso relevante a la creación de empleo en la zona. Se estiman en 4.000 los puestos de trabajo directos(hombre-año) que generará el proyecto en su fase de construcción.

shadow