Cataluña puede generar su demanda eléctrica con renovables

Imagen de energelia

Los resultados del estudio Catalunya Solar. El camino hacia un sistema eléctrico 100% renovable, promovido por la Fundación Tierra, coordinado por Eurosolar y elaborado por Sustainable Solutions and Innovations (ISuSI) y el World Council for Renewable Energy, demuestran que Cataluña es capaz de cubrir su propia demanda energética con energías limpias.


EUROPA PRESS.
La Fundación Terra presentó las concluciones del informe Catalunya Solar. El camino hacia un sistema eléctrico 100% renovable el pasado lunes 25 de junio en el marco de la celebración de los 25 años de energía eólica en Cataluña. El estudio ha contado con el respaldo de la Obra Social de La Caixa y del Departamento de Medio Ambiente y Vivienda, y ha estado dirigido por el vicepresidente de Eurosolar (European Association for Renewable Energies), Josep Puig.

El documento evalúa la viabilidad de que esta comunidad pueda contar con un suministro eléctrico totalmente renovable en los próximos años. La energía eólica y la solar fotovoltaica serían la principal aportación energética a un sistema renovable, que contaría con el apoyo de otras energías no fluctuantes como la biomasa, hidráulica o geotérmica, según los expertos.

El informe calcula que el coste para implantar este sistema de suministro eléctrico 100% renovable es de 58 euros por habitante si se lograra en el año 2050, y de 84 euros si lo fuera en 2050. Esto representaría una inversión del 0,2% y del 0,3% del PIB catalán en los
dos años respectivamente.

La investigación muestra cómo el comportamiento del viento y de la energía solar es muy favorable para satisfacer la demanda durante la primavera y el verano. En el resto de estaciones, la energía hidráulica, la geotérmica y la biomasa jugarían un papel más decisivo para poder cubrir totalmente la demanda.

Los especialistas señalan que es necesario estabilizar la concentración atmosférica de gases de efecto invernadero para impedir que aumente la temperatura. Según la Fundación Terra, los países más desarrollados deberían reducir en un 80% dichas las emisiones.

shadow