Avión Demostrador de Pila de Combustible

Imagen de energelia

Unos 20 minutos, recto y nivelado, a una velocidad de crucero de 100 kilómetros, es lo que ha conseguido volar un avión tripulado propulsado por pilas de combustible de hidrógeno.

 

{xtypo_dropcap}U{/xtypo_dropcap}n equipo de ingenieros de Boeing Research & Technology Europe (BR&TE-Centro Europeo de I+T de Boeing) en Madrid ha conseguido recientemente, informa Boeing, "por primera vez en la historia de la aviación", un vuelo con éxito de un avión Avión propulsado por pila de combustible (Boeing)tripulado propulsado por pilas de combustible, que es un dispositivo electroquímico que transforma el hidrógeno directamente en electricidad y calor sin los productos de la combustión, como el dióxido de carbono (CO2). Además de calor, el agua es el único producto de su combustión. Para ello han colaborado empresas de Alemania, Austria, España (Adventia, Aerlyper, Air Liquide España, Indra, Ingeniería de Instrumentación y Control (IIC), Inventia, SENASA, Swagelok, Técnicas Aeronáuticas de Madrid (TAM), Tecnobit, Universidad Politécnica de Madrid y Comunidad Autónoma de Madrid), Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

 

“Estamos orgullosos de nuestro trabajo pionero durante los últimos cinco años en el proyecto del Avión Demostrador de Pila de Combustible. Se trata de un ejemplo tangible de cómo estamos explorando futuros avances en rendimiento medioambiental, así como un reconocimiento al talento y el espíritu innovador de nuestro equipo”, comenta Francisco Escartí, director general de BR&TE.

 

Este proyecto ha utilizado la estructura de un motovelero biplaza Dimona, con una envergadura de 16,3 m, fabricado por Diamond Aircraft Industries de Austria, explica Boeing. BR&TE modificó este avión para incluir un sistema híbrido de potencia, compuesto por una pila de combustible de Membrana de Intercambio Protónico (Proton Exchange Membrane -PEM) y una batería de ión Litio que suministra energía a un motor eléctrico acoplado a una hélice convencional.

 

Vuelos experimentales

En febrero y marzo se realizaron tres vuelos de pruebas en el Aeródromo de SENASA en Ocaña. En ellos, explica BR&TE, el piloto del avión experimental alcanzó una altitud de 1.000 metros sobre el nivel del mar, utilizando una combinación de energía de la batería y la potencia generada por pilas de combustible de hidrógeno. Tras alcanzar el nivel de crucero y desconectar las baterías, el piloto voló recto y nivelado a una velocidad de crucero de 100 km por hora durante aproximadamente 20 minutos con energía generada sólo por las pilas de combustible.

 

Según Boeing, no se prevé que las pilas de combustible proporcionen la energía primaria para grandes aviones de pasajeros, pero la compañía continuará investigando su potencial, además de otras fuentes alternativas de combustible y energía sostenibles que mejoren el rendimiento medioambiental. 

shadow

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

Type the characters you see in this picture. (verificar usando audio)
Escriba los caracteres que ve en la imagen de arriba. Si no puede leerla, envíe el formulario y se creará una nueva imagen. No se diferencian mayúsculas de minúsculas.