Elena Espinosa destaca la utilidad de las energías limpias para el sector agrario

Imagen de energelia

En la clausura de la jornada "Energías renovables: una alternativa para la agricultura del siglo XXI", organizada por la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación resaltó que las energías renovables representan una oportunidad de diversificación y desarrollo para el sector agrario.


MAPA.
La ministra ha manifestado que los biocarburantes de primera generación son una alternativa energética en toda la Unión Europea (UE) y sus ventajas medioambientales son claras, destacando la significativa reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que propician.

Asimismo, Elena Espinosa ha señalado que la "Mesa de biocarburantes" constituida por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que tuvo su origen en el Acuerdo del Gasóleo de 2005, en una primera fase, ha conseguido perfeccionar los sistemas de concertación entre el sector y la industria transformadora, llegando a establecer un marco contractual, del que han surgido los cuatro contratos tipo homologados para la contratación de girasol y colza con destino a su transformación en biodiesel.

La Mesa, en una segunda fase, está estudiando la capacidad de producción de la materia prima y la superficie que será necesaria dedicar en España para satisfacer los objetivos señalados por el Plan de Energías Renovables. Para ello se debe incrementar la producción y la utilización de de este tipo de combustibles de forma considerable.

Estudios sobre cultivos energéticos
Con independencia de las actividades llevadas a cabo en el seno de la Mesa, ha subrayado Elena Espinosa, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha considerado conveniente encargar la realización de dos estudios a fin de conocer la situación actual y perspectivas futuras de los cultivos energéticos, así como la incidencia que el desarrollo de este tipo de cultivos podrá tener sobre el mercado alimentario y de piensos.

Estos estudios permitirán disponer de la información precisa para anticipar efectos en el mercado, con vista a fijar las políticas a seguir por la Administración en esta cuestión, cuyo marco general consiste en emplear materia prima nacional, en la medida en que ello sea posible, y sólo recurrir a importaciones para obtener el resto.

Futuros biocarburantes
Para finalizar, la ministra se ha referido a los biocarburantes de segunda generación, fabricados a partir de materiales lignocelulósicos, donde ha manifestado que la UE ha considerado prioritaria esta línea de trabajo, y es necesario estar muy alerta a las innovaciones que se vayan presentando, porque aunque se piense que no podrá desarrollarse hasta dentro de un plazo medio de unos 15 años, hay investigaciones muy avanzadas que prevén un acortamiento importante de ese plazo.

Lo que parece claro, ha subrayado Elena Espinosa, es que en unos años estará disponible la tecnología que permita pasar a unos nuevos biocarburantes, con prestaciones energéticas y ambientales similares y que no precisará de materias primas con destino alimentario.

shadow