El recorte en el objetivo de biocarburantes es "el último clavo en el ataúd" del sector, según APPA

Imagen de energelia

La decisión del Gobierno de recortar del 6,5% al 4,1% el objetivo obligatorio de mezcla de biocarburantes en los combustibles en 2013 supone "el último clavo en el ataúd del sector del biodiésel en España", afirmó el director de APPA Biocarburantes, Manuel Bustos, en declaraciones a Europa Press.

El Ejecutivo condena al sector "tras haber permitido durante años, en detrimento de los consumidores y de los contribuyentes, que las petroleras aprovecharan en su propio beneficio los incentivos fiscales y el 'dumping' derivado de las masivas importaciones ilegales y desleales, lo que ha llevado a la industria del biodiésel española a una lenta y mortal agonía", aseguró.

La decisión anunciada hoy se ha tomado además "sin ninguna consulta o aviso previo al sector", lamentó Bustos, antes de advertir que el recorte implica rebajar la obligación de biocarburantes un 50% respecto al nivel conseguido el año pasado, del 8,2%, con lo que el porcentaje se situará por debajo del registrado en 2010.

"Esta retrógrada y salvaje reducción contradice de forma flagrante la senda prevista en la legislación comunitaria para que las energías renovables alcancen en 2020 en 10% del consumo final en el transporte", añadió el director de APPA Biocarburantes.

El Gobierno ha aprobado la reducción en los objetivos obligatorios de biocombustibles como parte de una batería de medidas sobre el mercado mayorista y minorista de carburantes destinadas tanto a mejorar la competencia del sector como a contener las subidas de precios en los surtidores, según la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

EP

shadow